domingo, 5 de julio de 2020
Correduría de Seguros
Los seguros de impago de alquiler han llegado al mercado inmobiliario para quedarse

Los seguros de impago de alquiler se han convertido en una opción cada vez más popular y aceptada frente a otros modelos de protección en el arrendamiento inmobiliario como el aval bancario, el aval persona, o la temida fianza; opción que en algunos casos, puede llegar a suponer un desembolso desproporcionado para el arrendatario. 

El actual clima de incertidumbre e inseguridad económica derivado de la crisis provocada por la COVID-19, acrecienta la necesidad de una solución que ofrezca fiabilidad al arrendador y flexibilidad al inquilino. Ante esta situación, los seguros de impago de alquiler se presentan como la alternativa más adecuada, ya que permiten proteger los inmuebles de una forma más efectiva que un aval bancario, y aportan además otras ventajas adicionales tanto para el casero como para el inquilino.

Ventajas para el arrendador

Impago de la renta

Como no podía ser de otra forma, el seguro de alquiler se hace cargo de las cuotas vencidas, protegiendo al arrendador sin la necesidad de un avalista solidario o empujar al arrendatario a adelantar una fianza muchas veces inasumible.

Los seguros de impago de alquiler son escalables temporalmente, pudiendo exigirse un seguro por el período que estime el arrendador, y que eventualmente cubra el alquiler durante los meses que pudieran ser necesarios para expulsar un inquilino por vía judicial.

Procesos judiciales

Como indicábamos, un proceso judicial de desahucio por impago de alquiler, se puede demorar entre 8 y 10 meses – en tiempos de COVID-19 y teniendo en cuenta que los juzgados han estado cerrados algún tiempo- aún más.

Una de las características que el propietario debe buscar es que su seguro de alquiler le pague las rentas desde el momento en el que se declare el impago ya que algunos seguros únicamente pagan en caso de sentencia firme, por lo que dicho pago se puede retrasar hasta 1 año o más.

Cuidado con los “inquilinos morosos profesionales”

Una práctica que por desgracia está demasiado extendida es que el inquilino moroso sabe que el proceso judicial para el lanzamiento se va a demorar 8-10 meses por lo que en un momento determinado, dicho inquilino deja de pagar y abandona la casa a los 6-7 meses, antes de que haya sentencia. Como el inquilino ha dejado la vivienda, no hay hecho juzgable por lo que el juez cierra el caso y al no haber sentencia, el seguro no paga las rentas.

Por ello, volvemos a reiterar, que es muy importante buscar un seguro que adelante las rentas.

Actos vandálicos y otros gastos

La mayoría de los seguros de alquiler ofrecen también protección contra actos vandálicos en el inmueble, lo cual otorga al arrendador la tranquilidad adicional de saber que, en el caso de que el inquilino maltrate deliberadamente el piso, los costes de la reparación o una buena parte de ellos, estarán cubiertos.

Gastos de suministros

Algunos seguros de alquiler permiten la posibilidad de cubrir de forma independiente, ciertos gastos que por contrato pueden correr a cargo del inquilino; tales como el agua, la luz o los gastos de comunidad, liberando al arrendador de la responsabilidad subsidiaria.

Gastos asociados a desahucios

Muchos seguros de alquiler ofrecen coberturas que incluyen los gastos pertinentes al

 Ventajas para el arrendatario

Desmontaje y la sustitución de la cerradura del inmueble.

Ahorro

Las pólizas de seguro de alquiler suponen un ahorro considerable frente al requerimiento desproporcionado de meses de fianza, que en el caso de grandes ciudades como Madrid o Barcelona pueden suponer un desembolso exagerado, y muchas veces inasumible.

También resultan más económicos que un aval bancario, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de las entidades suelen exigir la contratación adicional de otros productos financieros para concederlos.

Papeleo

Algunos seguros de alquiler cuentan con scoring online; es decir, permiten contratar al cliente sin la necesidad de aportar documentación como nóminas, contratos, etc.

Únicamente facilitando el DNI, obtienen la información necesaria para emitir la póliza; ahorrando así trámites engorrosos al contratante siendo además, una opción mucho más segura y fiable ya que se tienen en cuenta, además de los ingresos, otras posibles deudas que el inquilino pudiese tener ocultas.

Inmediatez

Contratar un seguro de alquiler es la mejor forma para estar tranquilo y disfrutar de una inversión rentable y segura a largo plazo.